Las otras tres “R” de la ecología

En las recientes fechas pasadas, del 13 al 15 de julio, se celebró en  Río de Janeiro el Congreso Internacional “‘Laudato sí y Grandes Ciudades”.  Evento centrado con especial atención sobre cuatro temas: agua potable, contaminación ambiental, calidad del aire y los residuos, inspirados en torno a la primera carta encíclica que un sumo líder de la Iglesia Católica redacta acerca de la ecología y el cuidado del medio ambiente.

El Papa Francisco dirigió un mensaje para dicho congreso reiterando lo escrito en su Carta Encíclica “Laudato si” y reflexionó acerca de las tres R que propone para el cuidado de nuestra casa común, la Tierra.

  1. Respeto

El Papa menciona que “El respeto es la actitud fundamental que el hombre ha de tener con la creación. Ésta la hemos recibido como un don precioso y debemos esforzarnos para que las generaciones futuras puedan seguir admirándola y disfrutándola. Este cuidado debemos enseñarlo y transmitirlo”.

El respeto por la Naturaleza debemos tenerlo siempre presente, de manera que al encontrarnos en zonas naturales como parques, bosques o playas, debemos cuidarlos, acatar las indicaciones, evitar tirar basura y otros contaminantes, logrando disfrutarlos y conservarlos para los demás.

  1. Responsabilidad

“La responsabilidad ante la creación es el modo con el que debemos interactuar con ella y constituye una de nuestras tareas primordiales. No podemos quedarnos con los brazos cruzados, cuando advertimos una grave disminución de la calidad del aire o el aumento de la producción de residuos que no son adecuadamente tratados. Estas realidades son consecuencia de una forma irresponsable de manipular la creación y nos llaman a ejercer una responsabilidad activa para el bien de todos”.

Cada acción que realizamos genera un impacto –positivo o negativo– en nuestro medio ambiente. Hemos de procurar ser responsables en nuestro manejo de recursos naturales, desechos domésticos, y actividades cotidianas; de forma que simples acciones como plantar árboles, limpiar zonas naturales, o evitar el uso desmedido e innecesario de plástico pueden ser una gran diferencia en beneficio del medio ambiente.

  1. Relación

“Se observa en las grandes ciudades, como también en las zonas rurales, una creciente falta de relación. […] La falta de raíces y el aislamiento de algunas personas son formas de pobreza, que pueden degenerar en guetos y originar

violencia e injusticia. En cambio, el hombre está llamado a amar y a ser amado, estableciendo vínculos de pertenencia y lazos de unidad entre todos sus semejantes.

Para implementar una ecología integral se debe tomar en cuenta también las relaciones interpersonales e institucionales. En una sociedad multicultural y diversa como la nuestra es de vital importancia buscar fomentar los lazos productivos y el dialogo abierto de manera que cada uno pueda aportar desde su singular campo de acción para llegar a la unidad en el cuidado del medio ambiente y en el progreso sustentable para todos.

Nelson Garduño

Leave a Reply